Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

El Silencio de lo Inocentes


Título original: The silence of the lumbs
Año: 1991
Compañía: Orion Pictures Corporations .
Director: Jonathan Demme
Guión: Ted Tally

Actores:
Anthony Hopkins (Dr. Anibal Lecter)
Jodie Foster (Clarice Starling)
Scott Glenn (Jack Crawford)


ARGUMENTO Bufalo Bill, un ex paciente de el Dr. Anibal Lecter, es un nuevo asesino en serie que se caracteriza por desollar a sus victimas. Clarice Starling se hace cargo del caso y para atrapar a Bufalo debe interrogar al Dr. Lecter. Durante estas interrogaciones Clarice debe hacer frente a sus más internas pesadillas, durante estas seciones cae en las redes del dr. y no pueden evitar sentirse identificada y fascinada con el psicopata. Todo esto sucede en una lucha contra el tiempo para evitar que una siguiente victima (la hija de la gobernadora) muera en manos del asesino.

Dr. Anibal Lecter (Anthony Hopkins)

El silencio de los inocentes fue uno de los títulos más taquilleros del año 91 en todo el mundo, lo que no le impidió figurar también entre los más aclamados por la crítica e incluso convertirse en una de las ganadoras del Oscar a la mejor película más atípicas de toda la historia de estos premios, tanto por su calidad como por su búsqueda de nuevas fórmulas, tan contraria al clasicismo conformista que suele gustarle a la Academia. De hecho es la única película de terror que ha ganado este premio, aunque se trata de un film fronterizo con el thriller psicológico. En los años siguientes se convirtió en una de las principales referencias, junto con dos títulos de 1992, Instinto básico (Basic instinct, de Paul Verhoeven) y La mano que mece la cuna (The hand that rocks the craddle, de Curtis Hanson), de una oleada de películas que constituyeron una época de gloria para el género del thriller en la industria y en la taquilla; aunque hay que reconocer que esta influencia no fue siempre positiva y que la mayor parte de imitaciones se limitaron a reproducir y aumentar los aspectos más morbosos y sensacionalistas de El silencio de los corderos, regodeándose en lo despiadado de los crímenes del psicópata de turno. Seven de David Fincher fue probablemente la más obvia y exitosa de estas copias.



VOLVER AL MENÚ DE PELICULAS